Ya no discuto más

image

Ya no discuto más. Con la edad aprendí a filtrar ciertas conversaciones que son inevitables.   Los labios se mueven y mi mente divaga. Oídos sordos decían las viejas. Es automático. El filtro se activa, por ejemplo, con una frase como “lo que pasa es que Messi…” o “Messi es un pecho frío porque…”. Mute. Los labios se mueven y mi mente divaga. Hay veces que imagino qué imagina quien me está hablando. Por ejemplo a Messi salvando un gol con el pecho sobre la línea, Romero desparramado viéndose vencido. El pibe la tira larga y sale por la derecha, pasa a uno, a dos y a tres. Pasa al lado de Mascherano que está mandando un wasap. Pasa a cuatro, un caño a cinco y a seis le da dos vueltas alrededor, siempre con la mirada puesta en la pelota. Pasa la mitad. Un Gago le susurra bajito: “Dale pibe que nos salvás”. Siete queda parado como un poste y ocho decide no perder el tiempo ¿Para qué correr el riesgo de pasar un papelón? Pero nueve lo encierra contra el banderín del córner. Rabona del pibe rosarino que siempre siempre hace algo extraordinario. Centro al área. Di María aplaude a lo lejos y los ojos del Pipita siguen la parábola de la pelota. Diez es un lungo metronoventa pero la pulga, la pulga es un ser de otro planeta. Busca su centro, cabecea y once la va a buscar al fondo de la red.
Esta escena se repite tantas veces como seis. 
¿O no?, me pregunta mi interlocutor. Señal de alarma. Vuelvo y contesto, claro, es un pecho frio, con los millones que gana, mirá si va a venir a transpirar la camiseta.. Ya no discuto más…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s